zona privadazona privadafacebookfacebook
MENÚ
En Riudecanyes, año 1826, comenzó esta bella historia: dos mujeres, Teresa Toda y Teresa Guasch...
Aquel grano de mostaza que en 1878 fue echado en los campos de la Iglesia, se ha desarrollado sólidamente.
Creced como violetas, volad como palomas, con sencillo corazón.
Siendo para los jóvenes y niños, madres, maestras y amigas.
Nos esforzamos para que los distintos lugares donde desarrollamos nuestra misión sean espacios de acogida.

NOTICIAS

en portada
05/05/2016
LA CARMELITA TERESA DE SAN JOSÉ UN OASIS DE MISERICORDIA

Las Hermanas de las Comunidades de Cúcuta y El Zulia, junto con Hna. Mireya Monsalve, de la Comunidad de Bucaramanga y 12 laicos de las Fraternidades Carmelitanas del Norte Santander o integrantes del Equipo de Pastoral del Colegio, participamos en la Jornada Formativa en el Carmen Teresiano de Cúcuta, los días 23 y 24 de abril, jornada organizada por el Equipo de Formación de Colombia. El Padre Alejandro Perdomo, Salvatoriano, fue el encargado de dirigirla con mucho acierto y rico contenido.

Iniciamos el encuentro formativo con una oración que nos sensibilizó frente a la misericordia: de Dios, de las Madres Fundadoras y de la espiritualidad de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José. Punto de arranque para conocer y asumir el vivir en misericordia.

La temática de la jornada formativa fue abordada desde seis horizontes: El proyecto creador y salvador de Dios. Jesucristo, rostro de la misericordia del Padre. Un mundo que se está ahogando. Dios acompañando a la humanidad. Llamados a la misericordia. La Carmelita Teresa de San José un oasis de misericordia.

Las diferentes exposiciones del Padre Alejandro, junto con las reflexiones grupales y las celebraciones, nos ayudaron a clarificar el concepto y la vivencia de la misericordia. Todo un derroche de doctrina, de concreción de la práctica de la misericordia, empezando por nosotros mismos y llegando a los más próximos.

Resaltamos algunas afirmaciones:

Dios crea al hombre a su imagen y semejanza. Su amor desde el principio está representado en la grandeza de su misericordia con la humanidad.

Dios quiere que caminemos juntos, esa es la puerta a la misericordia. Cualquiera puede entrar y experimentar el amor de Dios, que consuela, perdona y salva.

No es la ciencia la que redime al hombre sino el amor que ofrece y recibe, bien de Dios, bien de los demás.

Ser buenos samaritanos, acercarnos a los demás con amor es la forma de ser misericordiosos según el evangelio.  

Experimentar el consuelo de Dios, nos prepara para consolar. Ser compasivos, bondadosos, pacientes, mansos, agradecidos con los demás nos ayudará a aligerar la propia cruz y la de los demás.

Estamos llamados a ser un oasis de misericordia porque hemos recibió la misericordia de Dios en Jesucristo y ser misericordiosos es un criterio para saber que somos hijos de Dios.

No alcanzaremos a vivir la misericordia, en este mundo terrenal, si no entramos en la dinámica de la conversión y del vencer el pecado.

Concluimos la jornada formativa evaluando positivamente su desarrollo, contenido y momentos celebrativos.

Sandra Jiménez,
Fraternidad Carmelitana de Cúcuta


JFC1
galería
GALERÍA DE IMÁGENES
JFC5
JFC4
JFC3
JFC7
JFC2
JF6