zona privadazona privadafacebookfacebook
MENÚ
En Riudecanyes, año 1826, comenzó esta bella historia: dos mujeres, Teresa Toda y Teresa Guasch...
Aquel grano de mostaza que en 1878 fue echado en los campos de la Iglesia, se ha desarrollado sólidamente.
Creced como violetas, volad como palomas, con sencillo corazón.
Siendo para los jóvenes y niños, madres, maestras y amigas.
Nos esforzamos para que los distintos lugares donde desarrollamos nuestra misión sean espacios de acogida.

NOTICIAS

en portada
02/11/2015
Testimonio de la caminata de Santa Teresita de los Andes 2015

“Comprometidos con Jesús en el mundo”


A las 4 de la madrugada, este sábado 17 de octubre, reunidas ya con la pastoral juvenil de la Parroquia La Natividad del Señor, y recibidas todas las instrucciones para la peregrinación, subimos al bus: Tamara, Nina y nuestra querida formadora la Hna. Sandra.  Llegamos a la cuesta Chacabuco alrededor de las 6:30 hrs. y comenzamos a caminar.

Para muchos esta ruta ya era conocida, pero para Tamara todo era una nueva experiencia; al bajar del bus sentimos el frío de la mañana que calaba dentro de cada uno de los motivados peregrinos, luego de una hora pudimos ver el amanecer y comenzamos a cantar “aclaró”; poco a poco fuimos avanzando, descubriendo y reflexionando cada estación. Cuando mirábamos hacia atrás, sentíamos cada vez una mayor satisfacción y emoción al ver el interminable camino lleno de peregrinos, subiendo por metas distintas e iguales a las de nosotras.

Era un ambiente tan grato y hermoso, lleno de esperanzas, alegrías, confianza, amistad y en especial se sentía como todos éramos motivados por este Dios que nos ama y que nos invita a encontrarlo en el otro. Durante la peregrinación reímos, cantamos, rezamos y todo eso en comunidad con nuestro grupo, fue un espacio para conocernos mejor y también para conocer a otros jóvenes que al igual que nosotras, tienen una fuerte experiencia de Dios, y creo que eso fue uno de nuestros momentos favoritos, unirnos a personas que no conocíamos y aferrarnos juntos a Cristo. Otro de nuestros momentos favoritos fue llegar a la cima de la cruz, tocarla y sentir  ese soplo de aliento que necesitábamos para llegar a nuestro destino.

A lo largo de los 27 kilómetros la oración nos marcó en varios momentos: rezamos el Santo Rosario, cantamos canciones a la Virgen, y reflexionamos en cada estación los distintos temas preparados, llevándolos a nuestra vida.

Mientras nosotros nos aventurábamos en esta peregrinación 2015, nuestra formadora nos aguardaba paciente desde las 7 de la mañana en el Santuario para animarnos y apoyarnos en la llegada a la Cripta de la Santa.

Alrededor de las 4 de la tarde íbamos entrando en la recta final, tan solo nos quedaban 2 kilómetros para llegar. En esos momentos nuestra ruta pasaba por un lado de la carretera que estaba preparada para nosotros, mientras que por el otro, pasaban autos y camiones que nos alentaban con gritos y bocinazos, diciéndonos que ya quedaba poco y que siguiéramos tan animosos hasta el final. Esos últimos 2 km fueron eternos, el calor del sol pegaba contra el asfalto y nos rebotaba en el rostro, las piernas de muchos ya sentían ese dolor que duraría toda la semana, pero a pesar de eso, todos seguíamos tan contentos como en un principio y, aún más, entusiasmados por llegar a la última estación. Entrando finalmente  por el gran portón del Santuario, fuimos derecho a recostarnos al pasto y respiramos victoriosos… ¡habíamos llegado! Bajamos a la Cripta, nos unimos con la Hna. Sandra, oramos un momento y luego celebramos nuestra llegada sanas y salvas, nos dispusimos a buscar un lugar para vivir la Eucaristía y terminamos con el corazón lleno de emociones, de recuerdos y del Cristo joven que moviliza y renueva la esperanza en muchos jóvenes que se atreven a caminar con Él. 

Con mucho cariño, les hemos compartido nuestra experiencia, vivida por primera vez como Aspirantes de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José en Chile.

Enedina Navarrete y Tamara Escobar

1
galería
GALERÍA DE IMÁGENES
4
3
2
5